ALEXANDER HAMAIEL Y LOS 12 SIGNOS (1)

ALEXANDER HAMAIEL Y LOS 12 SIGNOS (2)

ALEXANDER HAMAIEL Y LOS 12 SIGNOS (3)

viernes, 15 de julio de 2011

Nota de una enfermera

ESTA NOTA LA ENCONTRÓ UN AMIGO QUE ES MEDICO EN UNO DE LOS CUARTOS DE ENFERMERIA, TENIA FECHA DE 1987.

Sangre, ese es mi único pensamiento, sueño y vivo solo por y para la sangre. No se, como describir la sensación que me produce ese precioso liquido rojo, es una sensación de euforia desenfrenada, cuando veo como fluye el liquido, todo mi cuerpo se siente agusto. Esa obsesión la llevo conmigo desde la tierna infancia, me acuerdo que una vez vi a un niño que se caía y se hacia una herida en la pierna, rápidamente me acerque a el, para ver la herida, el me pidió ayuda y yo seguí allí impasible, sin prestarle la menor atención, mi vista y todos mis sentidos solo eran para ese precioso liquido, que gorgoteaba en la pierna de aquel niño, con una belleza inusual. Esa afición o manía, es mi terrible secreto y pesadilla, solo vivo y existo por esa sustancia, sin esa sustancia, mi vida no tendría ningún sentido, por ella trabajo en un hospital extrayendo sangre a la gente. Pero si la afición se quedase solo ahí, seria magnifico pero aquella cosa, esa extraña sensación me obliga, a ver mas sangre durante el resto del día, por eso me dedico en mis tiempos de ocio, ha realizar algún que otro descuartizamiento, todo ello realizado con la mas absoluta discreción, ya que ante todo yo soy una enferma, y como las personas enfermas necesitan sus medicamentos, yo necesito la sangre para vivir, es ella la obsesión de mi vida, es mi único amante y mi único deseo, no tengo tiempo para otra cosa que no sea la sangre, ella ocupa todo el tiempo de mi vida. Suelo matar una persona diariamente, solo por esa extraña necesidad imperiosa, pero claro antes de matarla, la explico porque la tengo que matar, la cuento sin ningún pudor mi problema, pero naturalmente ellos en vez de compadecerse de mi, se ponen a gritar de una forma histéricay yo naturalmente les tengo que hacer callar antes de que les de un sincope, ante todo mi amabilidad, luego obligada por mi extrema necesidad, les voy descuartizando poco a poco, siempre comenzando por los ojos, son mi mas profunda debilidad.Llevo haciendo esto desde los 18 años, y todavía nadie me ha pillado con las manos en la masa, naturalmente porqué no dejo ningún detalle al azar, por eso me veo en la obligación de incinerarlos, en el horno de mi casa, algunos amigos míos se extrañan de la suciedad que tiene, si supieran para que lo utilizo, se quedarían mudos.¿Y para que todas estas precauciones?, se preguntaran, pues todo porque esta sociedad, ustedes no me comprenden, yo que soy solo una miserable enferma que necesita la sangre para sobrevivir, no es comprendido por ustedes, mamíferos indeseables, que se alimentan con animales, que contienen la misma sustancia que yo necesito para vivir.

Sigueme por: @pinillosjorge